Aunque los tatuajes son una expresión personal y representan un mensaje o situación importante para alguien en un momento específico de su vidas, las personas también se pueden arrepentir o aburrir de éstos.

En México, de acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), aproximadamente 12 millones de personas poseen un tatuaje, y es que es considerado un arte por muchos, y pueden tener significados personales, emotivos o religiosos, de suma relevancia.

De acuerdo con MissInk, clínica especializada en eliminar o desvanecer tatuajes y marcas de la piel, los tatuajes tienen una vida útil de 10 años, tiempo después del cual es normal y frecuente el querer atenuarlo o retirarlo.

Es por eso que te presentamos al menos ocho razones que podrían motivarte a quitar un tatuaje:

  • Deseas uno nuevo. Muchas personas, ya sea por aburrimiento o por un cambio de estilo, buscan cambiar o renovar el diseño de su tatuaje, para ello se usa una técnica conocida como “cover up” donde se cubre un tatuaje antiguo con otro, esta técnica requiere desvanecer el tatuaje anterior, de forma que el nuevo diseño pueda plasmarse sobre él.
  • Dejar atrás el pasado. Las razones para tatuarse pueden ser tan amplias como distintas. Una idea, una relación, un dolor o una alegría muy grande, inquietudes o intereses del momento. Las personas cambian y se transforman, y de la misma forma al pasar el tiempo, un tatuaje puede ser una marca de un recuerdo o un momento que se quiere dejar atrás o que ya no va con sus personalidades.
  • Borrar el nombre del o la ex. Muchas personas se tatúan el nombre de su pareja, esto es decisión individual, pero antes de la tecnología láser para retirar o remover tatuajes era muy incómodo el estar en una nueva relación y vivir con la marca de ese “gran amor”. Es una de las principales razones para retirarse un tatuaje.
  • El tatuaje no salió como se esperaba. Ya sea porque el diseño no luce como la persona pensaba, por el estilo utilizado o simplemente porque no lo hizo un profesional y los resultados estuvieron por debajo de las expectativas, muchas personas cambian de opinión justo al momento de tener el tatuaje en la piel. Es típico.
  • Ya no te gusta. Pasado el tiempo, hay diseños que para una persona dejan de tener sentido o simplemente ya no les gustan y pueden incluso llegarlos a hacer sentir incómodos por lo que deciden eliminarlos y cambiar o retirar esa  huella del pasado.
  • Razones profesionales. Es una realidad que algunas empresas o instituciones como el Ejército o academias militares, incluyen entre sus requisitos de ingreso el no portar tatuajes o tener perforaciones, por tanto, algunos  optan por eliminarlos para cumplir con los requerimientos que les han solicitado.
  • Que no sea visible. Es muy común que en una etapa de sus vidas, una persona decidió cubrir una zona de la piel con un diseño que pensaba increíble y quería que todo mundo viera, con el tiempo cambian las zonas de preferencia para tatuarse, por lo que algunos pueden llegar a ser incómodos.
  • Problemas de salud. Llega a ocurrir que en algunos casos mínimos, las personas desarrollan problemas médicos relacionados con un tatuaje, siendo la principal causa una reacción alérgica a la tinta, de tal manera que el tatuaje debe ser retirado lo antes posible.

Nota completa aqui…