Guardián de la obscuridad

MIssink blog testimonio

Guardián de la obscuridad

Hola, soy Alberto Pérez y quiero compartir con ustedes mi historia, que parte de la inexperiencia que puede tener un chavo a los 18 años de edad,  cuando todo se  toma como  un juego…

Mi familia y yo habíamos estado pasando por problemas económicos muy fuertes, incluso mi padre estaba a punto de perder el trabajo.

De casualidad conocí a unos chavos que rendían tributos al Diablo, su “animal”, como ellos le llamaban. Ellos hacían rituales y sacrificios de animales a cambio de sus demandas. Los rituales  se llevaban a cabo en un parque al sur de la ciudad de México, donde se reunían todos a las 3:00 am, con las muñecas sangrando y unidos uno con el otro en forma de 6. Cada uno le pedía un deseo, y el demonio concedía solo dos; a quien se lo concediera, este tenía que  pagarle el favor ya sea matando a un animal o marcándose en alguna parte de su cuerpo, visible, el número 6.  La idea me gusto y, debido a la desesperación, decido entrar a la secta. Yo pedí que la economía en mi casa mejorara, el ritual termina y me marcho a casa.

A la siguiente semana, a mi padre lo ascienden de puesto con un mejor sueldo, a cambio de esto yo decido pagarle con un tatuaje en la barbilla, debido a que  esta parte del cuerpo es de más peso para el demonio por sus características físicas.

Al ver que mi petición dio resultado y él me podía conceder lo que yo quisiera, comienzo a tomar todo como un juego y pido más y más cosas. El segundo deseo que me concedió fue obtener una beca en la escuela y fue ahí donde me hago el segundo 6 de mi barbilla.

Con el paso de los meses comienzo a ausentarme de la secta y, a causa de esto, comienzo a tener malas noches y cosas extrañas me comienzan a suceder, mis padres se enteran de lo que hacía y me obligan a salir de esta secta, haciéndome recapacitar.

Cuando yo decido dejarla, el demonio comienza a quitarme todas esas cosas que me había concedido, mi padre pierde el empleo y yo la beca, la verdad me quedó un muy mal sabor de boca, y lo único que deseo es borrar cualquier recuerdo de esa horrorosa experiencia, porque aprendí que con el demonio no se juega!…

En busca de alternativas para borrarme los tatuajes encuentro a MISSINK. Aquí me dieron la solución indicada para eliminar mi pasado y  en un tiempo muy corto, ya que en solo 4 sesiones mi tatuaje quedo eliminado.



CONDESA

Mazatlán 138

SATÉLITE

Pafnuncio Padilla 53-9

COYOACÁN

Miguel A. de Quevedo 542

MONTERREY

Plaza XO L. 8 Col. Del Valle