Casi perdía mi pierna

Historias Missink

Casi perdía mi pierna

Mi nombre es Eduardo Valencia, tengo 20 años y soy del estado de Orizaba, Veracruz. Voy a contarles la historia de uno de mis tantos tatuajes, es algo significativo para mí.

A la edad de 18 años me empezó a llamar la atención  la idea de tatuarme, los tres primeros no tenían ningún significado, pero el cuarto tatuaje si es de gran importancia para mí,  pues es una virgen. Está localizada en mi pierna izquierda.

Todo comenzó en el año 2013,  era una época de rebeldía para mí, me gustaba meterme en muchos problemas, juntarme con gente complicada, gente que no tenía ningún oficio y que sólo le gustaba estar en la calle. Era una época difícil para mí,  pues mis padres no me prestaban mucha atención. Me sentía solo, a pesar de que tenía a mis hermanos que siempre estaban al pendiente de mí,  tratando de formarme una educación ejemplar. Pero  yo no escuchaba a nadie, sólo me llenaba el hecho de estar molestando a la gente y peleándome en donde fuera.

Pues en una de esas, uno de mis amigos con los que me juntaba, tuvo una riña con un guardia de seguridad de un local.  Un día el guardia pasó justo donde nos juntábamos en un callejón y sólo estábamos él y yo. Mi amigo, todo altanero, vio acercarse a la policía y me dijo vamos a molestarlo. Justo estaba acercándome al policía, cuando vemos que saca un arma y desgraciadamente me tocó a mí en la pierna.

El chavo que estaba conmigo me dejó en el hospital y se fue.

Dieron aviso a mi familia porque tenía mis identificaciones. El doctor les dijo que probablemente perdería la pierna, que me iban a operar y hacer todo lo posible por salvarla.

Esa noche, en la puerta del hospital, vi la silueta de la virgen de Guadalupe. No sé si era la temperatura que tenía, o el sueño, donde ella me decía que estuviera tranquilo que todo saldría bien.

Afortunadamente, la operación fue todo un éxito. Logré recuperarme bien.

Muy agradecido a la virgen,  decidí tatuármela en la pierna, pero por cuestiones de escuela tengo ahora que retírame mis tatuajes y busqué varias opciones, pero todas son muy agresivas. Hasta que encontré la clínica Missink, aquí llevo sólo  3 sesiones y he obtenido unos cambios impresionantes y lo mejor, sin ninguna marca en la piel. Esta clínica la puedo recomendar ampliamente,  estoy muy contento con mi tratamiento.



CONDESA

Mazatlán 138

SATÉLITE

Pafnuncio Padilla 53-9

COYOACÁN

Miguel A. de Quevedo 542

MONTERREY

Plaza XO L. 8 Col. Del Valle